Poéticamente de piñas y logística internacional

12/17/18 Por Emmanuel Guzmán A.

Habría dicho el poeta Pedro Mir “Hay un país en el mundo, colocado en el mismo trayecto del sol. Oriundo de la noche. Colocado en un inverosímil archipiélago de azúcar y de alcohol.” Le añado: Y entre tantas otras maravillas, será potencia en piñas de exportación.

Desde el año 2012, se han alineado los astros, y se ha afinado la orquesta para dar un impulso a la producción y exportación de piñas frescas que se escuchará en el mercado internacional como típico merengue de los 90’s; y es que precisamente en los años 90’s dominicana era referente en la exportación de piñas y por la causa que fuere, el rumbo cambió.

Casi 30 años después, en un mundo aún más globalizado; el país con acuerdos comerciales con mercados que suman más de 800 millones de consumidores; adornado con la más fuerte conectividad logística en el Caribe; y con amplios esfuerzos del sector público y privado, el sol, del que habla Pedro Mir, vuelve a salir para el sector piñero dominicano.

Se trata de otra historia, otro entorno, un nuevo comenzar, que promete colocar este producto dentro de aquellos que caracterizan la República Dominicana en el mercado internacional. Hoy, con más de 5 aeropuertos internacionales donde operan aeronaves hacia y desde los principales mercados potenciales de este producto; Hoy, con más de 3 puertos marítimos con alto dinamismo y una magnifica oferta de rutas; se puede proyectar un distinto porvenir para la piña de exportación.

Vamos de la poesía a la aviación: Solamente el aeropuerto de Santo Domingo (SDQ) diariamente cuenta con 2 vuelos diarios a Madrid (MAD) y dos semanales a París (CDG); La Romana (LRM), por su parte, se mantiene con sus tradicionales vuelos a Italia. Los tres, son importantes mercado para nuestras piñas y otras frutas aromáticas. En 2017 recibieron más de un millón y medio de kilogramos de piña dominicana. Si llegamos a la punta de la isla, valga redundar, Punta Cana, hablamos de hasta diecisiete vuelos semanales hacia Rusia; vuelos diarios a Madrid; cuatro semnales a París y dos a Zúrich; eso no se queda ahí, Punta Cana puede llegar a tener 67 vuelos directos semanales a Europa, que es el primer mercado de la piña de exportación.

De la aviación al mundo marítimo también hay mucho que decir. Desde el archipiélago que nos habla el inmortal Pedro Mir, hasta Rotterdam, potencia logística de Europa, solo diez (10) días de navegación; Hay que destacar también, los nueve o diez (10) que toman desde Manzanillo a Bélgica, que al igual que Holanda, sirven de puerta de entrada a la Unión Europea y sus más de 500 millones de habitantes.

Las condiciones están. La gente, la tierra, la voluntad, la logística y por su puesto las piñas. Termino este escrito como empecé, con otro fragmento del mismo poema;

“Y creerá que en medio de esta tierra recrecida, donde quiera, donde ruedan montañas por los valles como frescas monedas azules, donde duerme un bosque en cada flor y en cada flor la vida, irán los campesinos por la loma dormida a gozar forcejeando con su propia cosecha.”